Internacionales

Repelen en Venezuela ataque a base militar; mueren 2

Caracas, Venezuela.- La base militar de Paramacay, en la ciudad occidental de Valencia, capital del estado de Carabobo, fue atacada la madrugada de este domingo en lo que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, calificó de ataque terroristacoordinado desde Estados Unidos y Colombia, y perpetrado por 20 mercenarios, que dejó saldo de dos muertos y ocho detenidos. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) controló la situación en el fuerte militar ubicado 180 kilómetros al oeste de Caracas, dos días después de que se instaló la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

En un video difundido en Internet durante la madrugada, el capitán retirado de la Guardia Nacional en 2014, Juan Carlos Caguaripano Scott, quien se denominó, comandante de la operación David Carabobo llamó a todos los uniformados del país a desconocer este régimen y exigió un gobierno de transición desde la 41 brigada blindada con sede en Valencia.

Caguaripano, a quien el ejército calificó de desertor, aparece en el video secundado por una veintena de hombres con uniforme de campaña y armas largas, en el cual aseguró que se rebelaron contra la tiranía ilegítima de (el presidente) Nicolás Maduro. Otros videos difundidos mostraron movimientos de vehículos blindados y decenas de civiles en las proximidades entonando el himno nacional en apoyo a los asaltantes, refirió Reuters.

Controlado el ataque, los alrededores de la base, sede de la 41 brigada del ejército, fueron sobrevolados por helicópteros y custodiados por uniformados en tanquetas y con armas largas, comprobó un equipo de Afp.

Tras el incidente, decenas de personas levantaron barricadas en las cercanías de la ciudad, donde pusieron troncos de árboles y quemaron basura, desatándose choques con militares de la Guardia Nacional que las dispersaron con gas lacrimógeno y perdigones.

El jefe del comando de operaciones militares del país petrolero, Remigio Ceballos, dijo en su cuenta de Twitter que se logró repeler con éxito un ataque terrorista.

En un video grabado desde el fuerte de Paramacay, en la ciudad de Valencia, el jefe del ejército, general Jesús Suárez Chourio, expuso: un grupo de paramilitares que aprovechando las condiciones del momento nos asaltaron, fueron inmediatamente repelidos, derrotados y estamos aquí festejando el triunfo de la patria en paz.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, indicó que el ataque fue lanzado por un grupo de civiles y un teniente desertor, todos vestidos de militares, que dijeron haber sido contratados en los estados de Zulia, Lara y Yaracuy por activistas de extrema derecha conectados con gobiernos extranjeros.

Padrino restó importancia al hecho, al indicar que no fue “más que un show propagandístico de la extrema derecha”. El ministro reiteró el apoyo incondicional de las fuerzas armadas al mandatario, enfrentado desde hace cuatro meses a protestas que han provocado 125 muertos y exigen su salida del poder.

Una foto de siete hombres arrestados, algunos golpeados, fue difundida por el ministro de Información, Ernesto Villegas, en Twitter.

Estos ataques, planeados por mentes delirantes en Miami, sólo sirven para fortalecer la moral de nuestra fuerza armada y del pueblo bolivariano, tuiteó el ministro de Educación, Elías Jaua.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) destacó en un comunicado que la crisis… se manifestó expresa y públicamente en los cuarteles de nuestra fuerza armada, al tiempo que que el presidente del Congreso, Julio Borges, exigió al gobierno la verdad sobre este hecho y abstenerse de emprender una cacería de brujas.

Maduro informó por la tarde que el ataque a las instalaciones castrenses en la central ciudad de Valencia fue perpetrado por un grupo de unos 20 mercenarios y que dos de ellos resultaron abatidos por las fuerzas militares que los repelieron con éxito. El mandatario confirmó que ocho de los agresores fueron detenidos, de los cuales uno está gravemente herido.

Dos fueron abatidos por el fuego leal a la patria, y uno está herido. De estos 10 atacantes que quedaron en las instalaciones de Paramacay, nueve son civiles y el otro es un teniente desertor que desde hace meses fue dado de baja, aseguró Maduro en su programa de televisión dominical.

De acuerdo con el mandatario, el militar desertor está colaborando activamente con información y se tienen también los testimonios de siete civiles.

No quedó claro si el ex capitán de la Guardia Nacional, Carlos Caguaripano, quien se identificó como líder del asalto, logró fugarse; algunos medios reportaron que no se tiene registro de su paradero.

El gobernante venezolano relató que los agresores llegaron al fuerte de Paramacay a las 3:50 de la mañana, sorprendieron a la vigilia y se dirigieron directamente a los parques de armas, de donde sustrajern material bélico, indicó Afp.

Explicó que el grupo que huyó sustrajo armas en complicidad con un teniente que está identificado y ya es buscado por las autoridades, apuntó Sputnik.

Tras la voz de alerta, y en cuestión de minutos, soldados y oficiales reaccionaron y respondieron con fuego en un combate que se prolongó hasta las ocho de la mañana e hicieron huir a los atacantes, que aún son buscados por las autoridades, agregó Maduro.

Yo estuve al frente de la dirección como comandante en jefe de las fuerza armadas, sostuvo en su programa semanal de televisión, en el que lució distendido e informó que ordenó reforzar la seguridad e inteligencia en todas las unidades militares.

Hace una semana les ganamos con votos, y hoy hubo que ganarle con balas al terrorismo, afirmó el presidente al referirse a las elecciones de la Constituyente.

Maduro negó que fuera una rebelión militar y remarcó que se trató de un ataque terrorista, según él, financiado desde Bogotá y Miami. Esta factura se paga desde Miami y desde Colombia, ahí mismo salió Marco Rubio (congresista estadunidense) a decir que había un alzamiento militar en Venezuela y a apoyarlo, dijo el jefe de Estado durante su programa Los domingos con Maduro.

Tenemos testimonio de los siete civiles. Fueron traídos de Zulia, Yaracuy y Caracas. No es personal militar, les pagaron. Esto fue obra de un desertor que ha vivido en Miami bajo la protección de (la periodista) Patricia Poleo y (su padre el también periodista) Rafael Poleo. Un teniente que se plegó al ataque terrorista contra la fuerza armada. ¿Este es el camino que Venezuela quiere transitar, el de las balas, el de los fusiles? Pido máxima pena para los complotados. Para civiles y desertores, aseveró, al exigir la pena máxima para quienes participaron en este ataque. Quien se levante en armas contra la República tendrá una respuesta contundente, resaltó.

El presidente también felicitó a las fuerzas armadas por su rápida victoria sobre la asonada paramilitar y expresó en Twitter que ante los ataques terroristas y provocaciones, la respuesta debe ser una sólida unión y máxima moral de la FANB bajo el liderazgo patriota.

El hecho se conoció luego de la difusión en redes sociales y varios medios de un video grabado supuestamente en la 41 brigada, en el cual Caguaripano, acusado de traición durante el gobierno de Hugo Chávez, indicó que se encontraba acompañado de oficiales y tropas de la 41 brigada, y que contaban con con el apoyo de tropas activas y de reserva de todos los componentes, policías, hombres amantes de la paz y libertad y aseguró que se están rebelando contra la tiranía ilegítima del presidente Nicolás Maduro.

Nos declaramos en legítima rebeldía… para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro. Aclaramos que esto no es un golpe de Estado, esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional, añadió.

En abril de 2014, Caguaripano publicó en las redes sociales un llamado a la reflexión a las fuerzas armadas, en el que sostenía que existían sobradas razones legales y constitucionales para intervenircontra el gobierno de Maduro.

Desde entonces, el capitán calificado de desertor es prófugo de la justicia. También publicó en aquel tiempo un video llamando a la rebelión cívico-militar, y fue señalado de formar parte de un plan contra el gobierno venezolano denominado La Salida.

Con posterioridad hubo muestras de apoyo al levantamiento. Al mediodía, algunos jóvenes encapuchados que protestaron cerca de la base militar fueron dispersados con gases por uniformados hasta entrada la tarde de este domingo, reportó Reuters.

La agencia Dpa indicó que fueron centenares de simpatizantes de la oposición los que se manifestaron en favor del grupo declarado en rebeldía en los alrededores de la base militar de Valencia, y se declararon en desobediencia civil en los alrededores del Fuerte Paramacay para manifestar su apoyo a los sublevados, lo que produjo un enfrentamiento con los cuerpos policiales y militares.

En tanto, Diosdado Cabello, el segundo hombre más poderoso del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, dijo en su cuenta de Twitter: nuestra FANB actuando con máxima moral en defensa de su honor, de la paz, y de la patria ha controlado la situación, y aseguró que había absoluta normalidad en el resto de las unidades militares del país tras el despliegue de uniformados.

Padrino, ministro de Defensa, indicó en un comunicado que “esta acción ocurre precisamente luego de que el pueblo, de acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, eligió con más de 8 millones de votos la ANC, instalada el pasado viernes, y que como expresión del poder originario es el mecanismo idóneo para dirimir de manera pacífica las diferencias que puedan existir entre todos los venezolanos.

La sola elección de la Asamblea Constituyente permitió que volvieran la armonía y la paz luego de un periodo de violencia focalizada, por orquestación de factores internos y externos que buscan una intervención extranjera en Venezuela recalcó el mando militar.

El ministro reiteró el apoyo incondicional de las fuerzas armadas al presidente Maduro.

El episodio ocurrió horas después de que una muy cuestionada Asamblea Constituyente sesionó por primera vez, asumiendo poderes especiales sobre el resto de las instituciones del Estado.

Aún soy la fiscal general, sostiene Luisa Ortega

El cuerpo encargado de redactar una nueva Constitución destituyó en su primer día de labores a la fiscal general, Luisa Ortega, quien rompió con el gobierno de Maduro.

Desconozco esa remoción, yo sigo siendo la fiscal general de este país, sostuvo Ortega en un foro universitario celebrado este domingo al que se presentó sorpresivamente en Caracas.

“Estamos ante un poder de facto, porque no es un gobierno, aquí no hay gobierno”, agregó la fiscal destituida que desconoce la legalidad de la Constituyente, luego de asegurar que temía que tomaran represalias en su contra por asistir a ese acto.

Decenas de países han criticado la Constituyente promovida por Maduro, y la oposición, que asegura que con ese mecanismo el mandatario busca aferrarse al poder, dijo que seguirá protestando en las calles.

A finales de junio, un policía robó un helicóptero, atacó sedes oficiales en Caracas sin provocar heridos y, en videos desde la clandestinidad, prometió luchar por la liberación de su país.

Fuente: www.jornada.unam.mx