Nacionales

Peña: imperarán las leyes hasta el fin de mi gestión

Ciudad de México.- El presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Salvador Cienfuegos, ratificaron ayer la disposición gubernamental de ayudar a los deudos de las 14 personas fallecidas por la caída helicóptero militar el viernes pasado en Jamiltepec, Oaxaca. El mando castrense asumió de nuevo la responsabilidad de la dependencia en esos hechos.

En su última participación en el Día del Ejército como comandante de las fuerzas armadas, el Presidente dijo que seguirá ejerciendo hasta el fin de su mandato, y seguro de disponer del respaldo, la entrega y compromiso de los militares, una presidencia democrática, estrictamente apegada a lo que ordena la Constitución y las leyes.

Cienfuegos, a su vez, llamó a la unidad en aras del bien común, desterrando la falsedad y la corrupción, actuar con verdad y fortalecer el diálogo, la unidad y la identidad nacional.

El Ejército, añadió, seguirá preservando el estado de derecho, se mantendrá leal a la democracia y como custodio de las instituciones.

En este sexenio, había destacado el jefe del Ejecutivo, se han destinado más de 25 mil millones de pesos en infraestructura militar, seis veces más que lo invertido en el mismo lapso de la administración pasada.

Anunció un aumento para la tro­pa, clases y marinería de la Se­dena y la Secretaría de Marina de mil pesos mensuales en el concepto de compensación técnica (haberes). Tal monto, dijo, equivale casi a 20 por ciento de aumento y será retroactivo a enero.

El único acto abierto de esta fecha fue la ceremonia en el nuevo estadio de la Defensa Nacional, en Lomas de Sotelo, donde además se entregaron condecoraciones y distinciones militares. Luego, ya sin la prensa, el mandatario inauguró una unidad habitacional y una estancia infantil, y comió con los militares.

Cienfuegos reprochó a quienes ponen en duda la institucionalidad, la lealtad y el actuar de las fuerzas armadas, pues éstas actúan con lealtad inquebrantable y amor por México.

Enfatizó: las misiones que cum­plimos tienen fundamento in­discutible en la Carta Magna, misma que faculta al presidente de la República a disponer de la totalidad de las fuerzas armadas para la seguridad interior y de defensa exterior de la Federación, y para preservar la seguridad nacional.

Las fuerzas armadas –aseguró– seguirán cumpliendo las responsabilidades asignadas, apoyando de manera subsidiaria a las autoridades, mientras así lo demanden los mexicanos y lo disponga nuestro comandante supremo.

De acuerdo con la Presidencia, más de 52 mil uniformados se despliegan a diario en operaciones regionales para reducir la violencia, erradicar plantíos de enervantes y apoyar a la seguridad.

Los discursos de Peña y de Cienfuegos incluyeron referencias a los hechos del viernes pasado cuando el helicóptero donde viajaban el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, cayó sobre en una de las comunidades de esa entidad afectadas por el temblor de ese día.

El deceso de un militar durante una misión o de un ciudadano en un accidente como éste es una pérdida que conmueve a todos. A los familiares de las víctimas les reitero mis condolencias en estos momentos de profundo dolor. Refirió Peña entonces el compromiso de la Sedena por atender de manera individualizada a los afectados.

Tras elogiar al general secretario Salvador Cienfuegos por su lealtad institucional y su mística de servicio, el Presidente rei­vindicó en su discurso el uso del diálogo, el entendimiento, el debate de ideas y el acuerdo como ejercicio de su gobierno.