Nacionales

Los 5 pendientes en comercio exterior que deja Peña Nieto

Ciudad de México.- Amenazado con la salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el gobierno mexicano comenzó a trabajar en la modernización y celebración de nuevos acuerdos comerciales tras el objetivo de diversificar su comercio, no obstante dejará una larga lista de al menos cinco pendientes al futuro gobierno y la nueva legislatura en el Congreso.

“Es un hecho que lo que hemos estado creyendo desde hace más de 30 años ya no es necesariamente lo que rige en la actualidad” ante la disrupción de Estados Unidos en el compercio exterior y otros factores como el Brexit, comentó Juan Carlos Baker durante su participación en el evento “Actualizaciones del CPTPP, TLCUEM, TLCAN y medidas de represalia”, organizado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Comercio Exterior.

El escenario que vivió el actual gobierno, no será muy distinto al que vivirá la nueva administración que tomará posesión el próximo primero de diciembre, en específico a Graciela Márquez, próxima secretaria de Economía , consideró Luis Enrique Zavala, director de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana.

El nuevo gobierno deberá enfrentar estos cinco temas:

La entrada en vigor del TPP11

Aun con la salida de Estados Unidos de este acuerdo, Japón y México tomaron el liderazgo para cerrar el ahora llamado , Tratado Integral Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) entre once países, que va más allá de lo comercial y es el primero de última generación. El acuerdo fue firmado el pasado ocho de marzo.

Hasta ahora ha sido ratificado por los congresos de México y Japón. Mientras que Singapur ya completó su proceso para aprobarlo.

Australia, Nueva Zelanda, Vietnam, Perú, Chile y Canadá están en proceso de ratificación. Mientras que Malasia y Brunéi no se necesitan de acciones legislativas para ratificarlo.

La entrada en vigor se dará cuando seis de los 11 países lo hayan ratificado, por lo que el acuerdo podría entrar en vigor a finales de 2018 o inicios de 2019, prevé la Secretaría de Economía.

El acuerdo permitió una desgravación de más de 40% de los bienes de todos los países que lo integran. Los sectores textil, vestido y calzado mexicanos quedaron protegidos con desgravaciones a 16 años, en vista de la alta competencia en estos en países como Vietnam, Brunéi y Malasia, ha dicho Ildefonso Guajardo.

Cabe destacar que el acuerdo está abierto a la integración de Estados Unidos, si su gobierno decidiera integrarse.

Ratificar el TLC con la Unión Europea

La modernización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) terminó el 21 de abril , después de más de un año de negociaciones. Ahora pasa por una revisión legal y se traduce a 10 idiomas, al término de este proceso deberá ser firmado, para que sea ratificado en el Senado mexicano, el Parlamento de la Unión Europea y los parlamentos de cada uno de los países que la integran.

Al tratarse de la modernización de un Tratado ya existente, pasarán a los parlamentos las modificaciones y nuevos capítulos. La modernización agrega capítulos como servicios, anticorrupción, comercio y desarrollo, pequeñas y medianas empresas, legislación comercial, energía y telecomunicaciones. También amplía el acceso al mercado agroalimentario europeo, de acuerdo con información de la Comisión Europea.

La Secretaría de Economía prevé que estas nuevas pautas entren en vigor a inicios de 2020. No obstante, por la aplicación de aranceles de México a la carne de cerdo de Estados Unidos, el gobierno mexicano abrió cupo para importar carne proveniente de la Unión Europea, y sustituir importaciones estadounidenses.

En vista de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, se abre la puerta a que México y ese país puedan celebrar un acuerdo bilateral. El intercambio comercial entre México y Reino Unido suma 6,000 millones de dólares al año, refiere Economía. La salida del país británico de la Unión Europea será en marzo de 2019.

Ampliación de la Alianza del Pacífico

A la Cumbre de presidentes de la Alianza del Pacífico celebrada el pasado julio, invitaron a López Obrador, no obstante al no contar con la constancia de presidente electo, decidió no asistir, pero Graciela Marquéz, la próxima titular de la Secretaría de Economía, estuvo presente.

En la clausura de la Cumbre, el ahora presidente pro témpore de la Alianza, Martín Vizcarra, presidente de Perú, informó que se trabajará en acelerar el proceso para que Canadá, Nueva Zelanda, Singapur y Australia se integren a esta plataforma a través de la figura de Estado Asociado.

El objetivo es ampliar la red de libre comercio en la zona pacífico, pero ahí no queda la integración, los presidentes de Brasil y Uruguay (integrantes del Mercosur) mostraron su interés para celebrar un acuerdo Mercosur-Alianza, un proceso que no será en el corto plazo considerando las fortalezas industriales de cada país, consideró Zavala.

La figura del Estado Asociado es para que la Alianza del Pacífico negocie en conjunto acuerdos con cada uno de los países que busquen integrarse, considerando las particularidades de cada mercado, agregó Baker.

ACEs con Argentina y Brasil

Por años Argentina y Brasil han competido en materia industrial con México, no obstante, a raíz de las amenazas del termino del TLCAN, el gobierno mexicano buscó a ambos países para poder acceder a fuentes alternas de proveeduría, especialmente de trigo y maíz, dos de los granos que más importa de Estados Unidos.

El acercamiento sirvió también para actualizar el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 53, con Brasil y el ACE 6 con Argentina. En este sentido México no busca un acuerdo de libre comercio, simplemente profundizar estos acuerdos en materia de transparencia, cooperación regulatoria, obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, mecanismos de solución de controversias y propiedad intelectual, comentó Baker.

¿Y el TLCAN?

La renegociación para la modernización del TLCAN cumple un año la próxima semana, después de una pausa por las elecciones en México en julio, los equipos negociadores de Estados Unidos y México se han reunido las últimas dos semanas para avanzar de manera bilateral, y después integrar a Canadá a las negociaciones.

De acuerdo con Keneth Smith, jefe negociador mexicano, 10 capítulos de un total de 30, se encaminan a cerrarse completamente. Lo que dará pie a poner en la mesa los temas más controversiales como incrementar las reglas de origen del sector automotriz, la clásula sunset, la eliminación de los capítulos sobre solución de controversias y compras de gobierno.

Los negociadores Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, y Guajardo, han coincidido en que buscan llegar a un acuerdo inicial para la nueva versión del TLCAN antes del 30 de agosto. De concretarse este propósito será la nueva legislatura en el Congreso mexicano la que tendrá que aprobar la nueva versión del TLCAN.

De no llegar a un acuerdo, el equipo del nuevo presidente tomará la batuta. A estas últimas reuniones ha asistido Jesús Seade, quien es el jefe negociador del TLCAN del equipo de transición.

En este largo proceso y como medidas de presión en la negociación Estados Unidos ha aplicado aranceles a aluminio, acero, lavadoras y paneles solares, no obstante, con todo y amenazas en el primer semestre de 2018, el comercio entre México y Estados Unidos alcanzó un valor sin precedentes de 300,605 millones de dólares, de acuerdo con el Departamento de Comercio estadounidense.

Fuente: www.expansion.mx