Nacionales

Las 6 piedras en el camino de Banxico para bajar la inflación

Ciudad de México.- El camino para que los mexicanos vean una baja en la inflación en 2018 está lleno de obstáculos, al menos seis.

Un comportamiento desordenado en el mercado cambiario; choques adicionales a los precios más volátiles; y presiones por el alza de los salarios; son parte de los obstáculos que observa el nuevo gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

Después de que en 2017 se registró el mayor aumento de precios en 16 años, el banco central ha restringido la política monetaria aumentando las tasas de interés, subastando dólares y coberturas para contener el aumento de los precios, pero no ha sido suficiente.

Este jueves se presentará la inflación a la primera quincena de diciembre y el consenso de los analistas es de que subirá a 6.7%, pero Díaz de León busca anclar los pronósticos y mantiene la meta.

“Estaremos convergiendo hacia el 3% a finales del año entrante, si se dan condiciones ordenadas en el mercado de cambios, ausencia de choques adicionales que puedan retrasar esta convergencia, y que el mercado laboral no presente presiones”, dice en entrevista Díaz De León, economista por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y colega de funcionarios como Luis Videgaray y José Antonio Meade.

Sin pronosticar cuándo la inflación tocará techo, como en alguna ocasión lo hizo su antecesor Agusín Carstens, el gobernador destaca que otros factores de riesgo son la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la conducción de la postura monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y la volatilidad asociada a los procesos electorales en México.

No obstante, el escenario base de Banxico es que el TLCAN quede en términos constructivos.

Pero, “justo uno de los mensajes que la inflación nos ha dejado este año, es que cuando uno cree que ya es muy clara la inflexión a la baja, a veces pueden surgir choques”, reconoce Díaz de León, entrevistado en una de las salas de juntas de la sede central del Banxico, en el centro histórico de la Ciudad de México.

Bajar la inflación se ha convertido en una tarea más difícil de lo esperado, de hecho el consenso de los analistas es que para el cierre de 2018 la inflación cierre en 4.05%, un pronóstico mayor al de hace un mes de 3.85%. Para la subyacente la previsión aumentó a 3.78% desde 3.53%.

Bajo el mandato de mantener la inflación en niveles de 3%, el gobernador más joven que ha tenido Banxico (48 años), confía en que las acciones en materia de política monetaria, ayudarán a despejar el camino.

Desde mayo, el Banxico no había incrementado su tasa de referencia. Pero una segunda ronda de choques, en la segunda mitad del año, presionó a la Junta de Gobierno la semana pasada a subir la tasa 25 puntos base, para dejarla en 7.25%.

“Si bien ya había comenzado a mostrar cierta inflexión la inflación a la baja, en noviembre empezamos a ver un repunte por alzas en el precio del gas LP, y de algunas frutas y verduras, a causa de los huracanes que afectaron a la costa de Estados Unidos. Sentimos que con las acciones de política monetaria se está reafirmando una postura monetaria que va a conducir a que la inflación se reduzca”, dijo Díaz de León quien aseguró que la autonomía del banco central está garantizada.

Fuente: www.expansion.mx