Nacionales

Gobiernos y empresas podrían minar libertad de expresión en Internet: ONU

Ciudad de México.- Tanto los gobiernos como las empresas podrían ser factores para minar la libertad de expresión en Internet, en vez de cumplir con su labor de enfrentar problemas como los discursos de odio o las noticias falsas, advirtió David Kaye, Relator Especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión.

“Los gobiernos tienen la responsabilidad de asegurar el cumplimiento de las leyes nacionales e internacionales, pero también deben actuar ahora para asegurar que la capacidad de las plataformas de internet para proveer un espacio seguro para la libertad de expresión no se vea socavada”, dijo el especialista en un informe especial sobre el tema.

Kaye lamentó que “desafortunadamente, los gobiernos se están moviendo en la dirección equivocada y a menudo ello implica amenazas directas para la libertad de expresión en línea. Las peores amenazas incluyen la criminalización de la crítica en línea hacia el gobierno, la religión u otras instituciones públicas”.

De igual manera, señaló que “hay reglas que responsabilizan a las empresas para determinar qué es ilegal en línea, a riesgo de sufrir multas financieras, sin el tipo de rendición de cuentas pública que dichas decisiones requieren”, por lo que los gobiernos deberían evitar ese enfoque de regulación”.

En su informe, el Relator de la ONU manifestó también que “los estándares y procedimientos de las empresas de Internet, particularmente en el contexto de las redes sociales, son preocupantes en términos de derechos humanos”, debido a su “falta de claridad y transparencia en el proceso de creación e implementación de reglas”.

Por tal razón, el estudio elaborado por Kaye hace un llamado a las empresas para adoptar enfoques radicalmente diferentes para transparentar en todas las etapas sus operaciones, desde la creación de reglas hasta la implementación y para el desarrollo de un enfoque de “caso por caso” para la interpretación de lineamientos privados.

Fuente: www.jornada.unam.mx