Internacionales

Fabricar (y comprar) vehículos en EU será más caro por el impuesto al acero

Oregón, Estados Unidos.- Varios fabricantes de vehículos prevén que el costo de producción en Estados Unidos aumentará debido a los aranceles impuestos por el gobierno de ese país al acero canadiense y mexicano.

La semana pasada, Estados Unidos anunció que a partir del 1 de junio gravaría con un arancel de 25% al acero y aluminio provenientes de México, Canadá y la Unión Europea. En marzo ya impuso un impuesto similar al acero chino. Como respuesta, México y esos otros países aprobaron a su vez un impuesto contra el material procedente de Estados Unidos.

En 2017, Estados Unidos importó 34 millones de toneladas de acero. Canadá fue el mayor proveedor, mientras que México fue el cuarto, según datos del Departamento de Comercio de ese país.

Por ello, la industria que opera en ese país cree que el impuesto encarecerá sus costos.

“Usamos mucho aluminio y acero para fabricar nuestros vehículos, así es que si el precio de estos materiales se incrementa, el costo de producción también”, dijo Martin Daum, miembro del Consejo de Administración de Daimler, un fabricante alemán de vehículos pesados y automóviles, en conferencia de prensa con medios.

En el caso de los tractocamiones, por ejemplo, muchas de las piezas del motor están hechas con aluminio, mientras que los componentes que soportan la carga, como los marcos, las vigas y la carrocería, además del tanque de gasolina y la caja de engranaje, generalmente se fabrican con acero.

“No soy experto en política exterior, pero lo que se ve a nivel global es que, entre más restricciones hay al comercio, más se encarece el costo de la vida dentro de los países”, añadió Roger Nielsen, presidente y CEO de Daimler Trucks Norte América.

4 claves para entender el impacto de los aranceles al acero

En esta región, Daimler Trucks tiene una participación de mercado de 40% en el segmento de camiones pesados (clase 8), mientras que en otros segmentos más pequeños (clases 6 y 7) tiene el 39%. Estados Unidos es su mayor mercado a nivel global, donde vende unas 140,000 unidades al año.

Daum dijo que los consumidores serán los más afectados con esta medida, porque terminarán pagando el sobrecosto que generará este impuesto al acero y aluminio. “No lo van a absorber los fabricantes de acero ni de aluminio. Eventualmente, el arancel se irá trasladando hacia el consumidor final”, dijo.

El directivo consideró que este tipo de medidas no favorecen el comercio ni facilitan el trabajo de las empresas. “Creo que la industria, no solo los fabricantes de vehículos, sino muchas industrias, ya no creemos en las fronteras. Nuestras operaciones son globales. Yo no pienso en los pasaportes que tienen mis empleados, no pienso en la nacionalidad de mis proveedores y tampoco pienso en la nacionalidad de mis clientes”, finalizó.

Fuente: www.expansion.mx