Tamaulipas

Estos son los efectos de que Banxico no entregue remanentes al gobierno

Ciudad de México.- Este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no recibirá recursos por remanentes de operación del Banco de México (Banxico), que en 2017 se usaron para reducir la deuda pública y amortiguar su costo financiero.

Esto implicará que la dependencia a cargo de las finanzas públicas sea estrictamente disciplinada en el cumplimiento de su presupuesto diseñado para 2018, de lo contrario puede incurrir en contratar una mayor deuda, e incluso recortar gastos para algunos rubros, advirtieron economistas consultados por Expansión.

Si en años anteriores Hacienda utilizó estos recursos para disminuir deuda, esto implicará que en 2018 esta no se reduzca, y por tanto se tenga un mayor costo por el pago de intereses por esta deuda, explicó Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

A su vez, esta situación puede provocar presiones en el gasto público y generar recortes o incluso que el sector público se endeude más, agregó el director del CEESP.

Para 2018 se aprobó un costo financiero de la deuda del sector público por 609,311 millones de pesos (mdp), no obstante a finales de marzo de este año, al presentar los precriterios económicos para 2019, Hacienda informó que se pagarán 6,800 mdp más.

Incluso el costo en el primer trimestre de 2018 se incrementó 17.4% real anual, y sumó 2,077 millones de pesos más a lo programado.

Si Hacienda no sigue al pie de la letra lo estipulado en su Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), puede correr el riesgo de no cumplir con la meta de un superávit primario (0.9% del PIB), considerando que el PEF es diseñado sin tomar en cuenta el remanente de Banxico, explicó Marco Oviedo, economista jefe para América Latina de Barclays.

Cabe destacar, que en el primer trimestre de este año, el gasto público neto del sector público fue 9.7% mayor a lo programado.

Ante ello, Hacienda tiene tres trimestres más para poder hacer ajustes, y así lograr sus metas fiscales, consideró Oviedo.

Ayuda considerable

Los remanentes de operación de Banxico pueden entenderse como ganancias contables en vista de variaciones en el tipo de cambio.

En 2017, la paridad peso dólar se colocó por debajo de su nivel de 2016, provocando un descenso en las reservas internacionales del Banxico y que no se reportaran remanentes, explicó Foncerrada.

Cuando en un año hay remanentes, Banxico transfiere estos recursos a la Secretaría de Hacienda, para el año fiscal siguiente.

En 2015, Hacienda recibió 31,449 millones de pesos (mdp) por el ejercicio 2014, y se destinaron al desarrollo de infraestructura.

El Congreso aprobó que a partir de 2016, el 70% de estos remanentes se destinaran para reducir el monto de la deuda pública y el resto a fondos para contribuir a la estabilización financiera del país.

En 2016, por remanentes obtenidos en el ejercicio 2015, Hacienda recibió 236,094 mdp, y en 2017, por el ejercicio de un año antes recibió 321,653 mdp, un monto histórico.

Esto ayudó a Hacienda a reducir la deuda pública (Saldo de los Requerimientos Financieros del Sector Público) como porcentaje del PIB de 48.7% en 2016 a 46.1% en 2017.

La meta para el cierre de este año es reducirla a 45.5% del PIB en 2018 y a 45.2% en 2019, refieren los Pre-Criterios Económicos que sirven para el diseño del PEF 2019.

Fuente: www.expansion.mx