Nacionales

Amlo y la cúpula empresarial, ¿juntos harán historia este miércoles?

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador tendrá este miércoles uno de los encuentros más importantes y observados como virtual presidente electo, pues se sentará con el sector con el que más diferencias ha tenido: la cúpula empresarial en México.

La reunión, a celebrarse a puerta cerrada en el Hotel Camino Real Polanco a las 08:30 de mañana, vendrá luego del encontronazo que protagonizaron el candidato de izquierda y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En abril, el organismo presidido por Juan Pablo Castañón canceló un foro sobre infraestructura al que había convocado a los candidatos presidenciales para que presentaran sus propuestas sobre la obra, apoyada por el CCE y criticada por el tabasqueño.

Castañón declaró entonces que la decisión de cancelar se había basado en el rechazo y postura “intolerante” de López Obrador: “Si no escucha no tenemos nada que agregar. Hemos dado nuestra posición y queremos seguir debatiendo la agenda del sector empresarial”.

Tras la noticia de la cancelación, López Obrador manifestó que estaba abierto al diálogo para abordar el tema, pero que entendía que el presidente del CCE estaba sometido a “fuertes presiones por parte de los machuchones”.

“Yo voy a mantener mi actitud de diálogo y una vez que triunfemos pasando el día primero de julio abrimos la mesa de diálogo con empresarios, con los técnicos, con los especialistas sobre este asunto. Necesitamos dialogar, necesitamos que haya transparencia, que se conozca todo sobre el nuevo aeropuerto que quieren construir en el Lago de Texcoco”, declaró.

Las discrepancias con el empresariado mexicano seguramente fueron el episodio más fuerte durante la campaña presidencial del fundador de Morena.

En mayo, durante una gira por Zongolica, Veracruz, el exjefe de gobierno de la Ciudad de México afirmó que había un grupo de empresarios, a los que llamó traficantes de influencias, que presionaban para que los candidatos rivales se unieran en su contra.

Afirmó entonces que empresarios como Alberto Baillères, Germán Larrea, Eduardo Tricio, Alejandro Ramírez y Claudio X. González, así como los panistas Diego Fernández de Cevallos y Vicente Fox, se habían reunido con el candidato Ricardo Anaya para que disminuyera su amenaza de que metería a la cárcel al presidente Enrique Peña Nieto.

“Porque eso tenía molesto a Peña y que por eso no se hacia el acuerdo, y entonces Anaya les dijo en esa reunión que lo ayudarán para convencer a Peña de que la única manera de ganarnos era con la unidad y apoyando a Anaya”, declaró López Obrador.

En ese acto en Veracruz, el candidato de izquierda se refirió a lo que ha llamado la mafia del poder, y afirmó que sus integrantes estaban divididos.

Declaró que esa mafia no tenía porqué preocuparse porque la venganza no era su fuerte, pero que iban a cambiar las cosas: “Lo único que puede ser que no les guste es que ya no van a seguir robando y ya no van a tener el privilegio de mandar”.

El Consejo Mexicano de Negocios —al que pertenecen los empresarios mencionados por López Obrador— respondió con un Así No, un pronunciamiento en donde rechazó las “expresiones injuriosas y calumniosas” del candidato.

Castañón refrendó ese desplegado y condenó que el candidato recurriera a descalificaciones infundadas.

Aseveró que ningún empresario merece ser llamado ladrón ni manipulador por hacer valer su opinión: “Lo que vemos es que no hay tolerancia para las discrepancias y en eso nosotros seremos firmes”.

Organismos empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana y la Confederación de Cámaras Industriales de México también se mostraron en favor del posicionamiento de Consejo Mexicano de Negocios.

Obrador reaccionó a ese documento al afirmar en un foro que algunos de los que avalaron el desplegado han impedido que haya una auténtica democracia en el país, pues ayudaron en fraudes electorales, como presuntamente ocurrió en 2006.

“Lo que pienso es que le han hecho mucho daño al país porque ellos son responsables de la tragedia nacional en buena medida (…), no es solo hacer negocios al amparo del poder público, como lo han hecho, sino que se sienten los dueños de México”, sostuvo.

Agregó que así como hubo en México una separación entre la Iglesia y el Estado, su propuesta iba encaminada a una separación entre el poder económico y el poder político: “Es nomás decirles: ‘Ya basta, ya ha robado mucho, han desgraciado al país. Háganse a un ladito’”.

El domingo 1 de julio el CCE felicitó al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia por su triunfo e informó que el empresariado trabajará con las autoridades electas en los tres órdenes de gobierno, y en los poderes Ejecutivo y Legislativo, para seguir construyendo una economía fuerte y un mayor bienestar para todos los mexicanos.

Tras los resultados de las elecciones, Lala, presidida por Eduardo Tricio, envió una carta donde pide a sus empleados “contribuir cívicamente” para que “México avance por el camino de la paz y la prosperidad”.

“Trabajemos unidos por nuestra patria, y junto al presidente electo (sic) y su equipo contribuyamos al país que soñamos”, se lee en el documento emitido por comunicación organizacional de la compañía.

Fuente: www.expansion.mx